Estrategias en Redes Sociales Vs. SEO: ¿Están cambiando las reglas en Social Media?
Nace GYS fruit…...
Twitter Analytics: Midiendo tweets
Vida más allá de Linkedin en la Estrategia B2B
Social Business: Exprimiendo al máximo el potencial de lo social
La Gamificación no es un juego
Engagement, un valor en alza en el Social Media

El neuromarketing, un concepto a tener muy en cuenta


La primera vez que incorporé a mi vocabulario la palabra neuromarketing me sonó como algo complejo propio del futuro, nada más lejos de la realidad, aunque el neuromarketing se ha usado siempre, es ahora cuando más en boga está y cuando más partido se le pretende sacar.

Empezaremos por definir que es neuromarqueting. Si a groso modo, Marketing se puede definir como la capacidad de satisfacer las necesidades de los clientes o consumidores obteniendo ganancias al mismo tiempo. El neuromarketing pretende conseguir satisfacer esas necesidades navegando por las emociones del consumidor o cliente consiguiendo captar cuáles son sus deseos.

Para conseguir navegar por las emociones, el Marketing ha evolucionado y se está especializando tanto que en la actualidad pretende activar todos los resortes emocionales de nuestro cerebro con la intención de que nos decantemos por unas marcas y no por otras. Por otro lado, el entender y comprender el comportamiento del cerebro humano frente a determinados estímulos es vital para desarrollar un Marketing más efectivo.

Las marcas que han conseguido “enganchar" emocionalmente al cliente son las que están consiguiendo mejores resultados (por ejemplo, Apple). Un cliente emocionalmente enganchado a una determinada marca es generador de buenas experiencias hacia esa marca. Y es aquí donde la incursión, con gran protagonismo, de las redes sociales ha hecho que las experiencias de los usuarios se compartan y vayan ganando protagonismo. Son un valor determinante para que otros usuarios se decanten por una marca o por otra.

Si nos remontamos años atrás, en cualquier proceso de Marketing ya se decía que en la interactuación con el cliente había que apelar a sus cinco sentidos (tacto, olfato, vista, oído y gusto). Estos conceptos que años atrás consideraba surrealistas en la actualidad, me he dado cuenta que podrían ser el principio de lo que hoy consideramos el neuromarketing.

Uno de los hándicaps que tiene el neuromarketing, tal y como se entiende hoy en día, es el elevado coste, ya que para conseguir la información necesaria se precisa de pruebas complejas de investigación, alejadas del marketing y que no están al alcance de la mano del marketing convencional (encefalografía, resonancia magnética funcional, magnetoencefalografía… entre otras).

El neuromarketing está envuelto en una cierta polémica con sus detractores y sus afines. Los detractores consideran que es una manipulación del cerebro humano para conseguir un propósito. Mientras que los afines a esta disciplina se escudan en que está basado en la neurociencia.

Algunos casos de neuromarketing más conocidos son el Reto Pepsi y Sony Bravia. Aunque realmente son las grandes marcas las pioneras en investigación, no hay que irse tan lejos. Simplemente basta con ir al sumermercado más cercano y comprobar que la música ambiente que hay en ese momento, la altura en la que se encuentran los distintos productos o la mítica desviación que sufre el carro de la compra son condicionantes en muchos casos de lo que compramos en nuestro día a día.

Para finalizar, un interesante y amplio documental de 52 minutos sobre el neuromarketing.


No hay comentarios:

Publicar un comentario