Estrategias en Redes Sociales Vs. SEO: ¿Están cambiando las reglas en Social Media?
Nace GYS fruit…...
Twitter Analytics: Midiendo tweets
Vida más allá de Linkedin en la Estrategia B2B
Social Business: Exprimiendo al máximo el potencial de lo social
La Gamificación no es un juego
Engagement, un valor en alza en el Social Media

Plan de Marketing en Social Media: 6 cuestiones previas.



En muchas ocasiones se cae en el error generalizado de querer ejecutar un plan de Marketing en Social Media con demasiada prisa, como si el trabajo efectivo fuera sólo la ejecución del plan. Los pasos previos a la ejecución son vitales para el buen desarrollo del mismo. Una buena ejecución de un plan de Marketing en Social Media sin una buena estrategia previa no serviría de mucho y no sería todo lo efectivo que pretendemos a la hora de implantarlo. En un escenario controlado, pero flexible, siempre se obtendrán mejores resultados que en un escenario fruto de la improvisación.

Siempre es más fácil, pero más laborioso, empezar un plan de Marketing en Social Media desde cero que readaptar uno ya existente, sobre todo si no está dando los resultados esperados.

En teoría, siempre y cuando el servicio o la campaña lo permita, no se debería escatimar en horas, recursos y esfuerzos en la elaboración, ya que serán los cimientos en los que recaerá nuestro trabajo.

Las seis cuestiones básicas para marcar la estrategia previa a la ejecución serian ¿Por qué?, ¿A quién?, ¿Qué?, ¿Cómo?, ¿Dónde? y ¿Cuándo?



¿Por qué?
El estar en internet no es una moda, ni es obligatorio, aunque si se intenta hacer las cosas bien casi siempre es recomendable. La primera cuestión sería definir el por qué una marca o empresa quiere tener presencia on line. Aunque el motivo final se traduce en ventas y clientes, los motivos iniciales de peso pueden ser diversos: Por ejemplo, por darse a conocer al tratarse de una marca o empresa de una nueva creación, Por llegar a nuevos mercados, por promocionar y dar a conocer un producto concreto o simplemente por estar donde están los clientes potenciales.

¿A quién?
El paso siguiente sería definir el target o público objetivo al que queremos llegar con nuestro Plan de Marketing. Esto se puede elaborar, desde por un estudio de mercado segmentado, hasta por un CRM existente. En esta cuestión se abren dos posibles líneas de trabajo básicamente:

Una sería trabajar con el perfil de cliente potencial que tradicionalmente ha sido afín a nuestra marca o empresa o intentar llegar a un perfil de cliente distinto sin que por ello no pueda estar dentro de nuestro target. En la primera línea de trabajo, se potenciaría la fidelización ante la captación y en la segunda línea de trabajo, la captación frente a la fidelización. Habitualmente, en esta segunda línea de trabajo se suelen crear campañas paralelas a las ya existentes.

¿Qué? ¿Cómo? y Dónde?
Teniendo en cuenta las dos cuestiones anteriores y los principios clásicos previos  (DAFO, las 4 P,  las 4 C, pirámide de Maslow sobre las necesidades...) podemos establecer que acciones realizaremos en el Plan de Marketing. Por ejemplo, basado en el SEO-SEM, Marketing  Social en redes sociales, Marketing de contenidos, Email Marketing...

En función de la interactuación que pretendamos con el cliente (captación, fidelización, engagement, comunicación...) también tendríamos que definir las plataformas donde ejecutaremos el Plan de Marketing establecido. Para ello, tendremos que estar donde este nuestro target.  Si por ejemplo pretendemos realizar SEM, nos tendremos que decantar por Google o Facebook en función de que plataforma nos proporcione mayor segmentación. Si realizamos Marketing de contenidos,  nos decantaremos por web, por blog o por ambas opciones . Si realizamos Marketing Social, tendremos que definir en qué redes sociales queremos estar en función de nuestros objetivos  (#RedSocial ¿cuál? ¿ y por qué?) y así sucesivamente.

Por otro lado, tenemos que tener prevista la capacidad para medir todas las acciones que llevemos a cabo, ya que lo que no se puede medir no puede ser controlado y, por lo tanto, no puede ser mejorado

¿Cuándo?
Salvo que el Plan de Marketing esté marcado por la temporalidad del mismo, se debe ejecutar cuando tengamos resueltas de forma trabajada y controlada todas las cuestiones anteriores.

Otro aspecto importante, que determinará si estamos preparados para empezar a ejecutar la estrategia, es tener un control de los planes de acción de la competencia. Un seguimiento exhaustivo de la competencia nos puede aportar información de vital importancia a la hora de ejecutar nuestro Plan de Marketing

Conclusión:
Según lo expuesto anteriormente, una descripción groso modo de las acciones que hay que realizar previamente antes de la ejecución del Plan de Marketing, queda patente lo laborioso e importante que puede ser elaborar un buen Plan de Marketing antes de precipitarnos en la ejecución.


No hay comentarios:

Publicar un comentario